Experiencias de formación para empresas

«Hay que hacer un modelo de liderazgo más disruptivo, ser menos jefe y más líder»

Fernando Botella, es consultor experto en formación de líderes. Está licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Valencia con Máster en ADE por ICADE y título de Coach Ejecutivo. Actualmente dirige su propia compañía, Think&Action, consultora especializada en desarrollo de talento y en innovación y transformación organizativa, entre cuyos clientes se encuentran multinacionales como, Repsol, Desigual, Danone o Inditex, entre otros. Además es autor de diversos libros. Salta contigo: ¿Y si eliges ser valiente?, es su último título.

¿Cuáles son cualidades que debe tener un líder en un entorno cambiante como el actual?

En un entorno como el actual, lo que verdaderamente está cambiando es el ritmo al que se produce el cambio. Se nos llena la boca de hablar de cambios pero en todas las épocas los hubo. Entendiendo esta circunstancia, hay tres características fundamentales que debe tener el líder actual:

En primer lugar, la capacidad de vivir con una mente de aprendiz continuo, es decir, la rapidez en el propio aprendizaje. Estar atento a todo lo nuevo, cuestionarse el status quo de las cosas, todo eso que tiene que ver con vivir la vida con una especie de cinturón blanco, no creyéndose maestro de nada, sino dándose la oportunidad de cuestionarse las cosas que van pasando. Eso también le permite tener un pensamiento disruptivo, vivir con una mente curiosa.

En segundo lugar, la capacidad de conectar talento, de generar equipos de trabajo donde se conecte el talento, donde la inteligencia sea conectiva, donde seamos capaces como líderes de hacer que todos aprendamos de todo. El líder ya no es el responsable del proyecto, el proyecto lo puede liderar alguien que esté técnicamente preparado.

Y por último, entender la planificación, el futuro por lo tanto, de una forma diferente. Es como conectarse con lo que está por llegar, esa capacidad que tiene el líder empresarial de ir unos pasos por delante. Ese es el enfoque a la innovación, la capacidad de adelantarse al futuro.

¿Cuáles son las claves para establecer una buena comunicación entre líder y trabajador y para motivar al equipo?

La comunicación tiene mucho que ver con establecer buenas conversaciones y saber entender conceptos como feedback, entender como son las conversaciones de corrección hacia la mejora continua. Hay técnicas específicas para trabajar en discusiones poderosas, no por tener la razón, sino discusiones para encontrar soluciones a problemas comunes, o a problemas complejos. Esas conversaciones cruciales –a veces incómodas–, el líder tiene que dominarlas.

La comunicación en este término no es informativa, es una comunicación de registro, de hacer que las cosas pasen, que las cosas sucedan, y esa es la clave fundamental.

Cuando eso se hace bien, una de las consecuencias es que el equipo suele estar más motivado, más comprometido. A veces no tenemos todas las motivaciones que necesitamos pero el compromiso pone la voluntad al servicio de la acción, y eso es lo que necesitamos muchas veces, incluso los días que estamos menos motivados, y eso se consigue normalmente, si hay una buena comunicación entre los miembros del equipo.

Hay tres elementos clave que provocan esa buena comunicación y motivación de los equipos.

En primer lugar, ayudar a la gente a que se desarrolle, tener conversaciones de desarrollo, todo lo que tiene que ver con maestría, hacer que la gente que sea cada vez mejor en lo que hace, todas las técnicas de desarrollo profesionalmente hablando, y también personalmente, sobre todo si hablamos de inteligencia emocional.

En segundo lugar, reconocimiento; saber reconocer lo que hacen los trabajadores. Para esto hay que trabajar muy bien la comunicación de reconocimiento.

Y en tercer lugar tener autonomía. Cuando se adquiere madurez suficiente por parte del equipo, que no necesita de un micromanagement. Entonces el líder debe dar la capacidad de generar buena autonomía.

¿Cuáles son las debilidades de los empresarios españoles?

Debería centrarme en tres elementos que creo que son los que más faltan. Para empezar, la verdadera capacidad de innovación, no el hablar de innovación. Cuestionarse el status quo de las cosas, salir de las cajas de comodidad de los entornos naturales, eso es difícil. La mayoría de la gente suele vivir en el mundo empresarial con los dedos cruzados, eso no quiere decir que sean todas las empresas ni todos los empresarios, pero todavía quedan muchos, sobre todo en el tejido empresarial de la pyme. Deberían replantearse cómo enfocarse de una forma diferente en los mercados, sobre todo a la hora de acceder a ellos. Hay que cuestionarse mucho los conceptos de innovación y creo que falta mucho por aprender y por hacer en el tejido empresarial.

Lo segundo tiene que ver con el modelo de liderazgo, hay que hacer un modelo de liderazgo mas disruptivo, hay que pasar de ser menos jefe a más líder.

 

Para leer el artículo completo haz clic aquí: https://www.eleconomista.es/economia/amp/12154455/Fernando-Botella-Hay-que-hacer-un-modelo-de-liderazgo-mas-disruptivo-ser-menos-jefe-y-mas-lider